Excursión Vuelta Isla: Soller y La Calobra

Sa Volta a Mallorca

La excursión Vuelta Isla o Sa volta a Mallorca como la conocen muchos, curiosamente es una de las más antiguas que se ofrecen en la Isla y que sobre todo conocen muchos turistas que año tras año la demandan, la ofrecen varias empresas pero la que más nos gusta es la propuesta de Click Mallorca porque la conoce perfectamente y la ha mejorado con el tiempo sobre todo en cuestión de horarios aprendiendo de las preferencias de los usuarios.

Click Mallorca es un agencia online mallorquina que ofrece las mejores excursiones en autocar, barco y catamarán de Mallorca gracias al motor de búsqueda y reserva por Internet que han desarrollado, con toda la información necesaria y con el mejor precio incluso a veces más barato que en las taquillas de algunos de sus colaboradores.

Esta completa excursión en familia es una oportunidad única de disfrutar de un día extraordinario donde podremos viajar en diferentes medios de transporte y conocer nuestra  Isla un poco mejor de la mano del guía que nos acompañará en todo momento.

Nosotros la realizamos toda la familia y nos lo pasamos genial, nos lo tomamos como una gran aventura con muchas etapas y muchos momentos divertidos. Aquí os contamos nuestra experiencia:

Salida y llegada a Sa Calobra

El inicio de la misma dependerá de donde queramos salir, la empresa organiza un autobús que nos recogerá desde un alojamiento o un punto de partida pactado previamente. Nosotros por comodidad fuimos en coche hasta Alcúdia a un lugar que concretamos y allí nos recogió el autobús para dejarnos en el mismo lugar al acabar la jornada.

El autobús nos llevó hacia la Calobra subiendo por la carretera de Pollença, donde pudimos disfrutar ya de varias panorámicas de la Serra de Tramuntana y del Puig Major, el punto más alto de la Isla y que formó parte de nuestro viaje desde diferentes ángulos tal como nos contó nuestra fantástica guía Magdalena.

Antes de bajar las serpenteante y famosa carretera de Sa Calobra, hicimos una parada técnica en el mirador del Nus de Sa Corbata, para poder hacer varias fotos y utilizar sus servicios públicos, un tiempo reducido pero que pudimos aprovechar perfectamente.

Sa Volta a Mallorca

La llegada a Sa Calobra se produjo sobre las 11 de la mañana, la ventaja es que es una hora que precede a la llegada masiva de turistas en otros barcos, con lo que no lo encontramos tan masificado. Fuimos a visitar la desembocadura del Torrent de Pareis pasando por dos túneles peatonales excavados en la montaña (no nos cansamos de sorprendernos al verlos cada vez), disfrutando de un agradable paseo y pudimos darnos un chapuzón en la playa. Se trata de una playa de rocas con un agua cristalina y un entorno extraordinario.

Rumbo al Port de Sóller en barca

Tras el refrescante baño nos tocaba el siguiente transporte, la barca que nos llevó hasta el Port de Sóller, la belleza de este tramo es extraordinaria, bordeando una serie de acantilados que poco a poco nos dejaron en la misma entrada del Port. Otro aliciente fue ver desde el mar la desembocadura del Torren de Pareis. Dentro del barco se puede tomar alguna cosa con precios asequibles y también disponemos de baños públicos.

A la llegada al Port dispusimos de más tiempo libre que utilizamos para comer en la misma playa, repetir el baño y tomar un buen café, los que quisieron también pudieron visitar las tiendas de recuerdos. Nosotros llevamos bocadillos.

Sa Volta a Mallorca

Sóller y su clásico tren

Nos tocaba el tranvía, aquí es donde se nota la experiencia de quien organiza la excursión ya que estaba pactado el número de vagones para no quedarnos ninguno sin sitio, cosas que se repitió más adelante con el tren. Esto a los que vamos con niños nos da mucha tranquilidad :) .

El trayecto en tranvía es una maravilla, llegar a Sóller cruzando varias calles estrechas y contemplando de nuevo la silueta del Puig Major lo hacen un viaje único y especial que cualquier mallorquín o turista debe hacer.

Sa Volta a Mallorca

Iglesia de Sant Bartomeu de Sollerfoto de la Iglesia por Carlos Oliver

 

Una vez en la estación de Sóller ya nos quedaba poco tiempo antes de coger el tren, pero la excitación era máxima, volver a subir en este clásico transporte nos apetecía mucho pero antes tuvimos ocasión de visitar la plaza con la magnífica Iglesia de Sant Bartomeu y su gótico tan característico, tomar un helado de naranja “Fet a Sóller” y en la propia estación visitar su museo gratuito con cerámicas de Picasso y varias obras de Joan Miró.

Llegada la hora nos tocaba el viaje en tren, este ferrocarril lleva realizando este trayecto sin interrupción desde 1912, con una duración aproximada de 60 minutos y traspasando hasta 13 túneles, varios puentes y un viaducto. El ruido característico de sus vagones nos transporta a otra época, siendo un viaje muy agradable que se nos hizo corto.

Sa Volta a Mallorca

Finalmente el tren paró a las afueras de Palma donde nos esperaban los autobuses que se disponían a dejarnos en nuestro punto de partida. Tras una jornada intensa y llena de emociones volvimos a casa. Una experiencia que tenemos ganas de repetir el año que viene con más gente.

Ficha técnica

Excursión Vuelta Isla: Soller y La Calobra
Organizada por ClickMallorca y Nofrills Escursions

» Comprar tickets aquí

Disponibilidad
: desde agosto a ocutbre de lunes a domingo
Horario: desde las 08:40 a las 17:30.
Precio: 59 € adultos | 29€ niños
El precio incluye: transporte en autocar con aire acondicionado, guía oficial de Mallorca, paseo en barco a La Calobra, Tranvía de Sóller, tren de Sóller y seguro de viaje.

Los consejos de Petit

Se trata de una excursión larga y que en verano se tiene la oportunidad de bañarse, por lo que es aconsejable llevar una muda sobre todo para los peques, alguna toalla y alternar calzado cómodo con chanclas. También un par de botellines de agua aunque hay varias paradas donde poder comprar, pero en algunos trayectos los niños pueden demandar agua. Por último se puede comer en el Puerto pero lo ideal es llevar bocadillos que nos dan más libertad de movimiento, los tiempos comiendo fuera pueden ser demasiado justos.